• Pennsylvania 55, Col. Nápoles CDMX | Tel. [55] 6386.0121  | WhatsApp: 55 7357 3856   Email : contacto@latallaperfecta.com.mx

No products in the cart.

Cientos de veces habré repetido la misma línea: “Hola, ¿tendrás brassieres de copa grande que no parezcan ortopédicos ni de abuelita?” casi nunca obtuve una respuesta afirmativa.

Encontrar un bra que me quedara fue el hallazgo del siglo. Verte bien influye de una manera tan positiva en ti, que comienzas a hacer cambios para verte aún mejor. Gracias LTP!

– Vicky V

 

Mi trauma empezó a los 13 porque desde esa edad ya era copa C, luego D, y ahi empezó el problema, tenia que usar bras de abuelita porque raras son las marcas y las tiendas que tienen D y bueno, usar brasieres de señora a los escasos 15 años no ayudaba nada a mi autoestima o a querer usar ropa bonita, mis nenas siguieron creciendo a limites insospechados.

Era frustrante el ir a las plazas comerciales porque me quedaba con cara de perrito viendo los bras de los anaqueles que de antemano sabia que no me iban a quedar. Cuando llegue a La Talla Perfecta usaba brasieres post-quirúrgicos (bras especiales que se usan para la recuperación cuando te operan de los senos) porque no hallaba que me las aguantara, ni siquiera sabía ya que talla era y las boobs se me venían en el piso!

Ya ahi me enteré que soy 32F, comencé a usar mi talla, bras bonitos, ropa bonita etc. Le platico a mis amigas y me ven como bicho raro, ni siquiera sabían que existía algo mas allá del DD, lo cual es ilógico, seria como decir que toooodos los pies pueder crecer únicamente hasta el 6, qué limitante, que absurdo.!

Ya era tiempo de que llegara una tienda (y una Ale) que nos apoyara y nos guiara, no que nos hiciera sentir como idiotas o deformes solo por ir preguntar si hay tallas. Y tengo algo que decir, los que estan mal son ellos, las señoritas de las tiendas departamentales y de las lencerías que nos miran raro, los dueños de industrias, ellos están mal por no tener tallas, por forzar a las mujeres a creer que hay un estatuto para los cuerpos que debe ser cumplido.

La Talla Perfecta no es una tienda para “tallas especiales”, es una tienda con amplitud de mente, sus clientas no somos “especiales”, no tenemos tres ojos o somos marcianas, somos mujeres que desarrollaron mucho busto, así como hay mujeres que tienen pelo chino o desarrollan muchas caderas, así de normal.

Y hay mas de las que creemos, señora que se le parte la bubi con el bra, esa no es su talla, o señora que se le sube la banda hasta el cuello, esa no es su talla. Aprendamos a conocer nuestro cuerpo, lo que le queda y lo que no.

Recomiendo ampliamente La Talla Perfecta, cada bra que he comprado es una inversión, hay verdadera atención personalizada, apoyo, alguien que te guíe y obvio, bras de mi talla y bonitos!

– Paty S

 

Haber llegado a LTP fue una divina experiencia, depués de haber andado caminado por varios lugares, desde el super con precios mega baratos y marcas no tan conocidas, hasta las tiendas más caras y marcas extranjeras con los bras muy bonitos, pero no para mi cuerpo.

Llegar después de caminar horas por el centro histórico buscando en las tiendas “especializadas” cualquier bra que me quedara, que me cargara y que se viera bonito……..misión imposible!!! todo a la vez, nunca.
Y este peregrinar era cada vez que necesitaba un bra….. Hubo ocasiones que en el extranjero también busqué “mi talla” (usaba 34 d) y pues, obvio, nunca encontré algo exacto, claro compré unos muy bonitos pero siempre se me salía la mitad de los senos.¡Definitivamente eso no me gustaba!

Después de un tiempo escuché una entrevista de radio que le hicieron a Ale y realmente me convenció!
Sólo de escucharla, de saber que alguien había pasado por esas y diciendo que los fabricantes en México NO querían escuchar que no todas somos talla estándar.

Afortunadamente, un día platicando con una prima, nos pusimos de acuerdo y fuimos juntas a la tienda. Ambas quedamos encantadas, no sólo por los bonitos modelos que hay, sino por la excelente atención que dan, explicando cómo medirnos y saber hasta qué tipo de seno tenemos (razón por la que en muchos lugares, aunque el bra sea divino, no es a la forma de nuestros senos). Ya con la introducción, la amena charla y ver la variedad de modelos que tienen, al FIN, y después de muchos años, no se me salía NADA, me veía increíblemente bien, ya que hasta la postura cambié porque ahora el que carga el peso es el bra y no mi columna.

Ahora sé que se me salía todo porque mi copa es F y en algunos modelos, hasta G o H. No cambio nada en el mundo por haber conocido la tienda, mi talla y además poder dar y recibir el cariño de la comunidad que hemos formado. es hermoso saber que no estamos solas y saber que esa sororidad nos hace siempre más fuertes y seguras. Gracias a LTP.

– Darinka R

 

Hace poco por medio de una red social vi un anuncio que decía: La Talla Perfecta y promocionaba una línea de brassieres. Accesé a la página y empecé a leer la historia de su fundadora, no lo podía creer! Alguien en este planeta además de mí, había sufrido buscando el bra adecuado y esa chica vivía en México y mejor aún, tenía bras de tallas que no pensé que existían!

Empecé a escribirme con Ale y por fin pude ir a conocerla. La cita fue en un café, nos saludamos como si fuéramos amigas de años y entramos en materia, me contó sus anécdotas, le conté algunas mías, de pronto en pleno café empieza a sacar tremendos bras y los empieza a exhibir como si estuviera mostrando calcetines. Yo, como buena chica de provincia me ruboricé pero la actitud tan natural de Ale me hizo sentir cómoda y volví a concentrarme en el tema.

Platicamos un largo rato y después pasamos a su casa a ver los bras, yo estaba maravillada, eran tan coquetos, tan bonitos y de muchas tallas! En esa primera ocasión no hubo mi talla, pero al menos sabía que estaba por llegar y más aún, que Yo no era rara, que hay mucha desinformación pues aún las vendedoras (quienes se suponen saben más que nosotras) no tienen conocimiento de lo que una chica con mucho busto necesita, que los bras se tienen que adaptar a mí y no yo a ellosAle me dijo una vez: “que no te importe ser letra, Y o Z mientras el bra te quede perfecto”.


La Talla Perfecta y Ale Montemayor me han enseñado no sólo qué talla soy (32G por si se preguntaban), además me han enseñado que tener mucho busto no es un problema sino que el problema está en nuestra mente pues la ignorancia y los prejuicios nos han afectado, que mientras nosotras “sufrimos” miles de mujeres se operan para ser como nosotras, que no somos una letra o una talla de copa sino mujeres maravillosas listas para vivir la vida.
Ya no me avergüenza tener mucho gusto sino que he aprendido a sentirme orgullosa y caminar derecha por la vida.
¡Gracias La Talla Perfecta! ¡Gracias Ale!

– Silvia M